Las jugadoras de la selección de beach handball prefieren jugar con la bikini: “El entorno sexualiza, la ropa no”

Ante la decisión de la Federación de excluir el top y el culotte ante el reclamo de las jugadoras noruegas, en Argentina se mostraron en desacuerdo: “No fuimos escuchadas, solo escucharon una campana”.

¿Top y culotte? ¿O remera y short, como los varones? Esa es la cuestión en el beach handball femenino. En el último mes, la Federación Internacional de Handball tomó la determinación de excluir a la bikini como vestimenta para los equipos femeninos. Fue ante un reclamo de las jugadoras de la selección de Noruega, que querían vestirse como los hombres para jugar ya que sentían que eran "sexualizadas". Sin embargo, no todas las jugadoras quedaron conformes. Agustina Mirotta, Florencia Bericio y Fiorella Corimberto, tres integrantes del combinado nacional, dialogaron con Clarín y plantaron su posición: "El entorno sexualiza, la ropa no".

Agustina Mirotta, jugadora de la Selección Argentina de Beach Handball, en plena acción.

 

Lo que parecía ser una normativa que pondría en el centro de la escena el talento deportivo de las jugadoras, resultó generar malestar, al menos para las jugadoras de la Selección Argentina de beach handball quienes se mostraron totalmente en desacuerdo por la nueva regla que decidió imponer la Federación Internacional de Handball para todos los torneos internacionales: abolir el uso de la bikini y cambiar la vestimenta.

Todo comenzó en los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018, cuando se realizó un fuerte reclamo por parte de quienes siguen el deporte en el que cuestionaban por qué las mujeres debían jugar en top y culotte, mientras que los hombres utilizaban short y remera.

Además de aquella llamada de atención, en julio de este año la selección de Noruega decidió jugar el partido ante España, correspondiente al Campeonato Europeo, utilizando un short, dejando de lado la bikini sin permiso ni aviso ante la Federación, que decidió penalizar a la selección noruega con una multa de 1.500 euros. Sin embargo, tiempo después la Federación dio marcha atrás con la sanción y dio lugar al reclamo de las noruegas que recibieron el apoyo de otras selecciones europeas: Finlandia, Suecia, Islandia y Dinamarca, entre otros.

Incluso la cantante estadounidense Pink se había ofrecido a pagar la multa y calificó a las reglas de vestimenta de la FIH como "sexistas". En la misma línea, el exministro de Cultura e Igualdad de Noruega, Abid Raja, dijo que las políticas de uniformes eran "completamente ridículas", "claramente discriminatorias y obsoletas". Finalmente, el 1° de noviembre, la FIH comunicó que cambiaría la regla y que las mujeres podrían dejar de usar la bikini para jugar.

Agustina Mirotta. Foto: Organización de Rosario.

 

A partir del 1° de enero de 2022 entrará en vigor la nueva disposición de la Federación respecto a la equipación femenina. Tanto las mujeres como los hombres deberán usar musculosa y short y ya no estará permitido utilizar la vestimenta anterior, sin importar la comodidad ni la elección de cada selección. El reglamento de la FIH de todas formas sigue diferenciando la ropa de los equipos masculinos de los femeninos: habla de "tank top" para los hombres y "body fit tank top" para las mujeres.

El atuendo anterior y la nueva vestimenta para el beach handball.

 

En diálogo con Clarín, la jugadora Agustina Mirotta, sostuvo: "No estoy muy de acuerdo ya que para mí y para todo el equipo, era cómodo jugar en top y culotte. Jamás nos sentimos sexualizadas ni que nos obligaban a jugar de esa manera. Nosotras entrenamos en short y musculosa y es incómodo que se meta la arena dentro del cuerpo".

A la par, Florencia Bericio, aclaró: "Tengo una opinión encontrada. Me parece que se buscó la solución más rápida y fácil que es la de sustituir algo por otra cosa no teniendo en cuenta la opinión de todas. A nosotras nos resulta más cómodo usar top y culotte que usar short y musculosa. También me pongo a pensar y digo, ‘no sé si está tan mal’ por un tema de lo que nos pasa a las mujeres con respecto a la exposición de los cuerpos, entonces estoy en el medio entre me parece bien porque se van a dejar de comparar cuerpos, pero también por otro lado, como jugadora, me resulta que no se tuvo en cuenta la comodidad a la hora de jugar".

Florencia Bericio, jugadora de la Selección Argentina de Beach Handball. Foto: Play handball
 

 

Fiorella Corimberto también atendió la consulta de este medio: "En Argentina nos sentimos todas más cómodas con el top y el culotte, a diferencia de acá, en España, que algunas no se sienten cómodas y prefieren la calza. Lo que hay que aclarar es que nosotras lo elegimos y no es para mostrar nada ni demás como dice mucha gente y como dijeron las jugadoras de Noruega cuando salimos a decir esto, no es para mostrar porque si queremos hacerlo vamos a la playa. Se trata de comodidad".

Igualmente, Bericio, la arquera de la Selección, explicó: "Pienso en todas esas chicas que no se animan a jugar este deporte por el tema de la vestimenta. Estaría bueno que haya un máximo o un mínimo respecto a la parte de abajo, en fin creo que esa era la máxima inquietud de las chicas de Noruega. Ahora se cambió y no se incluyó, se excluyó el culotte por el pantalón".

Fiorella Corimberto, jugadora de la Selección Argentina.

 

Asimismo, en los Juegos Olímpicos de la Juventud, cuando comenzó a verse reflejado la diferencia en cuanto la vestimenta entre hombres y mujeres, se remarcó que las jugadoras argentinas habían decidido achicarse el culotte por comodidad y mantener la bikini más corta que las demás Selecciones. Enseguida se habló de "sexualización" y de "cosificación de los cuerpos".

Ante la polémica generada, Fiorella Corimberto manifestó: "En esa competencia nosotras elegimos usar ese top y ese culotte que era más chico que las medidas que todos tenían, porque nos sentimos más cómodas. En ese momento fue un lío tremendo porque salieron a hablar las mujeres por las redes pensando que nos sexualizaban y tuvimos que aclarar que lo elegimos nosotras por comodidad y nadie nos obligó a usarlo".

Por otro lado, Florencia Bericio aseguró: "No creo que el deporte sexualice. Creo que todo el entorno es el que sexualiza. Desde las fotos que te sacan o los Juegos Olímpicos que la noticia era ‘las chicas juegan con un top o un culotte más chico’ o ‘por qué mostramos tanto’, se habló más de eso que de los logros que se estaban realizando. Me parece que todo el entorno hace que se sexualice todo el tiempo. A veces ves fotos y pareciera que las jugadoras no tuviéramos cara. No es el deporte, sino que es la sociedad".

Fiorella Corimberto, jugadora de la Selección Argentina de Beach Handball.

 

Más allá de que a nivel Internacional será obligatorio el uso de musculosa y short y que estará totalmente prohibida la bikini, en Argentina sucederá todo lo contrario hasta el momento en el que deban adecuarse a las reglas de la FIH.

Lo cierto es que cuando se dio esta nueva norma, la Confederación Argentina realizó una reunión con diferentes jugadoras de la selección para debatir sobre qué pensaban al respecto y todas estuvieron de acuerdo con que no les parece adecuado y que les gustaría seguir utilizando las mismas prendas como lo hacen desde que comenzaron a jugar.

A partir de esto, Mirotta afirmó: "La Confederación nos pidió una reunión y le explicamos nuestro punto de vista. Ahí es donde ellos decidieron que nosotras pudiéramos elegir cómo jugar en los torneos de acá. Solo a nivel nacional nos escucharon, todo lo que es Internacional o la IHF que es quienes toman las decisiones en cuanto al reglamento de beach handball, nada. No fuimos para nada escuchadas. Ellos solo decidieron escuchar una campana a raíz del revuelo que tuvo lo que pasó con las de Noruega".

 

Fuente: clarin.com
Cofinar Créditos en Efectivo
Gobierno del Chaco

loteria300x250lotiestimulo

Lo más visto en los últimos